EL PODER DE TU CICLO

PRÁCTICAR YOGA DURANTE LA MENSTRUACIÓN


Esta secuencia está diseñada para acompañarte en los días de tu regla.
Las posturas físicas activas están adaptadas para que puedas movilizar y oxigenar el cuerpo, facilitando los procesos naturales que estás atravesando, preservando tu reserva energética y sin forzar.
Las posturas restaurativas prevalecen, porque tu cuerpo necesita relajarse y tu mente interiorizarse. He guiado también acciones sutiles que favorecen el equilibrio energético necesario para aliviar los dolores menstruales.
Toda la secuencia está enfocada en las cualidades poderosas de tu matriz, de tus ciclos, de tu naturaleza.
RECOMENDACIONES:
– Presta especial atención a la respuesta de tu cuerpo en cada postura. Si notas incomodidad, mareo, o dificultad en respirar, suaviza la postura o sal de ella y descansa, especialmente si sueles tener sangrados abundantes y dolor.

– Sería ideal que dispongas de los siguientes materiales:
– Una esterilla
– Una manta
– Un bolster de yoga o dos almohadones de cama
– Dos bloques de yoga, o dos libros gordos, tipo diccionarios
– Un antifaz, o un pañuelo para taparte los ojos durante la relajación

Te invito a compartir tu experiencia escribiendo un comentario aquí, si te apetece, o también si lo prefieres puedes escribirme por privado.

ESTA PRÁCTICA ESTÁ INSPIRADA EN MIS AMIGAS, ALUMNAS, COMPAÑERAS YOGUINIS Y EN LAS MARAVILLOSAS ENSEÑANZAS DE MIS MAESTRAS
Harmony Hannigan, Diana Naya, Carola Schick, Sandra Varas

Gracias !Espero que la disfrutes!
!Apúntate a mi canal de Youtube para estar al día!

MÚSICA: Venkatesananda – Jesse Gallagher
First Sound of Earth – ZuMusic Project www.zumusic.org
Enter the secret road – ZuMusic Project www.zumusic.org
Canto Carnático – A la luz de la risa de las mujeres – Rosa Zaragoza

SOS YOGA MENORCA

SOS YOGA MENORCA

SOS YOGA nace con el objetivo de enviar ayudas a organizaciones que proveen primer auxilio y comida a las personas refugiadas en el área del Mediterráneo.

Gracias a los donativos de los alumnos y alumnas que acuden a nuestras clases de Yoga, se organiza desde Ibiza el envío de comida, ropa y medicamentos a organizaciones como Proactiva Open Arms y No Name Kitchen.

SOS Yoga nació en Ibiza en 2016, en el marco de SOS Refugiados Ibiza, una iniciativa de la asociación Ibiza Conciencia y de Karen Killeen, activista social y medioambiental, y profesora de Yoga.

El proyecto se ha inaugurado también en Menorca en febrero de 2020, cuando Terra D’Àngels, una finca ecológica cerca de Ciudadela, nos ha abierto sus puertas para organizar nuestras clases de Yoga semanales cada sábado de 10:30 a 12:00h. (UBICACIÓN)

Los profesores y profesoras de Yoga involucrad@s tienen formación profesional certificada y trabajan de forma totalmente voluntaria.

Así como los espacios de yoga involucrados participan sin ánimo de lucro.

SOS Yoga llega hoy a Menorca para seguir apoyando a distancia la labor de Ibiza Conciencia y la causa social de SOS Refugiados, con el compromiso añadido de apoyar también a otras causas importantes a nivel local, como la conservación del patrimonio natural de Menorca y asociaciones como Per La Mar Viva.

! PARTICIPA ! Contáctanos:  sosyogamenorca@gmail.com

 

ENTRE YOGUINIS – con Harmony Hannigan

En este apartado mi intención es la de dar voz a las excelentes maestras que encuentre por mi camino, para que compartan algún aspecto de sus enseñanzas de yoguinis contemporáneas tocando temas como raíces, arquetipos, género, polaridad, equilibrio, límites, poder, unión, y lo que surja.

Harmony Hannigan - Nayana Yoga

Harmony Hannigan – Nayana Yoga

Aquí una conversación con Harmony Hannigan, fundadora de Nayana Yoga, un estilo que enfatiza los aspectos energéticos, psicológicos y espirituales para la evolución del individuo y de sus relaciones con la vida y con los demás. Harmony imparte sus sesiones desde 2004 y actualmente ofrece formaciones para profesor@s, talleres y Spiritual Life Coaching en su centro en la Sierra de Gredos, Ávila y en toda España. En Ibiza es donde tuve el placer de conocerla y disfrutar de sus enseñanzas.

S: Se está hablando mucho de igualdad de género y de las cualidades tradicionalmente atribuidas a cada sexo (su fundamento en la naturaleza o el ser fruto de factores externos, es decir, de nuestras mentes). ¿Hasta qué punto y de qué forma crees que nuestro género pueda afectar nuestro lado o polo más desarrollado energéticamente?

H: De por sí el sexo biológico define hasta cierto punto la polaridad energética del cuerpo. No obstante la estructura energética se modula en función de la estructura creada por la mente. La energía masculina es más emisiva y la energía femenina más receptiva – eso significa que la estructura de la mujer resuena de entrada con más espontaneidad con la energía yin mientras la del hombre resuena con la energía yang. Eso es evidentemente una generalización dado que un hombre puede activar su lado receptivo, femenino y la mujer también puede ser emisiva… de hecho esta modulación de la polaridad es lo que nos permite ser empáticos y reflexivos. Siempre hay excepciones y claramente el hombre puede tener una polaridad femenina más desarrollada y a la inversa. Eso es fruto del condicionamiento mental y emocional, y de la herencia que puede provenir del linaje familiar o del alma.

 Indistintamente de como se presenta la polaridad en una estructura humana, la configuración especifica está creada para servir a una función concreta, la de relacionarnos con los demás y encontrar armonía. Y es ahí, en ese lugar y momento donde la polaridad se neutraliza.

S: El Yoga en sus orígenes ha sido transmitido únicamente por hombres y para hombres. Sin embargo ahora, y especialmente en el mundo occidental, el porcentaje de practicantes de sexo femenino es el más alto. ¿Cómo te parece que se vaya desarrollando este cambio desde el punto de vista de la formación y de la enseñanza del yoga?

 H: No estoy de acuerdo con que el yoga haya sido transmitido únicamente por hombres y para hombres aunque sí es verdad que las figuras destacados han sido hombres. Si miramos la tradición tántrica la iniciadora ha sido mayormente la yoguini tantrika. Del mismo modo antes de la era patriarcal las figuras femeninas tanto en los templos de egipcios como las brujas paganas eran mujeres y se las consideraba diosas.

 En algún momento de la historia el hombre tomó las riendas y también la autoridad sobre estas practicas. Igual que en el occidente la mujer no fue educada y los textos fueron anotados por la mano del hombre y estudiados también por ellos.

 Hay mujeres que practicaban yoga sin llegar a ser reconocidas por los hombres y estoy segura de que compartieron con sus hermanas más de lo que sabemos.

 La mujer pocas veces tenía la oportunidad de evitar el matrimonio y por lo tanto la maternidad que determinaba sus labores mientras el hombre tenía mas libertad a la hora de renunciar a la familia y elegir una vía espiritual.

 Hay excepciones como Ma Ananda Mayi, que canalizaba prácticas de yoga desde niña y fue maestra de su marido y muchos mas, iniciándoles en el camino del yoga.

 El yoga físico desarrollado posteriormente lo ha sido sobre todo por los yoguis masculinos. No obstante siento que el yoga físico es una disciplina que abre las puertas para la canalización energética y así como la mujer ha profundizado en la practica y ha despertado su intuición también ha empezado a canalizar practicas energéticas específicamente para la mujer. Hoy día hay yoguinis occidentales que han confirmado eso. Ellas muchas veces conectan de forma espontánea con el conocimiento más antiguo que contiene un poder capaz de despertar energía de la diosa en la mujer hoy día – una tarea vital para la transformación de la consciencia colectiva. La mujer despierta es íntimamente ligada a la tierra y así como la consciencia femenina se reactiva tendremos una mayor posibilidad de salvar esta planeta.

S: La práctica de Nayana Yoga hace bastante hincapié, entre otros conceptos, en la observación de la dualidad. ¿Cuáles son los principales elementos que determinan nuestra dualidad y de qué forma piensas que se podría favorecer una verdadera unión?

H: El reconocimiento de la diferencia entre un lado del cuerpo y el otro nos permite sentir la lateralidad del cuerpo cinéticamente y eso aumenta nuestra propiocepción, la consciencia corporal. El esfuerzo requerido para identificar esas diferencias hace que la conciencia esté plenamente encarnada en el cuerpo. La conciencia registra no solo una preferencia por las sensaciones por encima de ausencia de ellas sino también busca despertar zonas aparentemente inactivas y establecer el equilibro entre los polos. Dicho de otra manera, un sistema busca el equilibrio entre sus polos, si un sistema no es consciente de los polos el desequilibrio puede aumentar dado que la energía siempre gravita hacía el polo más activo. Una persona yin se tornará mas yin y a la inversa.

 A nivel energético la practica de Nayana Yoga pretende equilibrar la energía de los centros energéticos y de los canales polares (Ida y Pingala) para que la energía pueda fluir por el canal central y neutral (Sushumna Nadi).

 Mas allá del cuerpo, cuando la conciencia se retira al plano mental, la conciencia en este plano es dual dado que el lugar de donde observamos (el sujeto) se diferencia del objeto observado. La resolución de este dualidad está en el regreso a la fuente original de la consciencia donde hay unión – no hay distinción entre sujeto y objeto, todo simplemente ES.

 

 

YOGA@WORK

La práctica del Yoga, desde las cuevas en las que nació, ha llegado siglo tras siglo a los lugares públicos más diversos, quizás como consecuencia del interés que suscita en las personas de forma natural y exponencial, lo que ha llevado a diferentes adaptaciones de las prácticas a las rutinas muy distintas de la vida moderna.

Existen hoy entonces muchísimas escuelas e ideas diferentes sobre cómo practicar el Yoga, sin embargo sus principios fundamentales permanecen intactos, ya que residen en la misma naturaleza del ser humano.

En este marco ofrezco mi servicio y una propuesta basada en mi linaje de formación, que podría definir bastante clásico, en mi práctica personal, y en mi experiencia de yogini trabajando muchos años en oficinas. El resultado es una práctica diseñada para el entorno físico de una empresa, enfocada a brindar herramientas para superar los obstáculos físicos y mentales que puedan aparecer en el día a día laboral y para potenciar cualidades como la vitalidad, la eficacia, la creatividad, la lucidez.

Ofrecer cursos de yoga en el marco de la propia empresa puede ser un apoyo a que las personas se sientan más a gusto, lo que se suele reflejar en regalos como una mayor motivación, un estado de ánimo más positivo y una forma más serena de tomar decisiones laborales, así como una mejora de las relaciones dentro de los equipos de trabajo.

En cualquier caso este tipo de propuesta representa un valor añadido que puede mejorar la percepción del lugar de trabajo y ayudar a la imagen interior y exterior de la empresa.

YOGA ¿Qué es?

Yoga es una disciplina finalizada al autoconocimiento y centrada en la exploración de las posibilidades y de los límites propios de cada individuo. Es un camino que cualquier persona puede recorrer, y que solamente se puede emprender de forma eficaz a través de una práctica regular.

La palabra sánscrita Yoga abarca significados como “dominio del cuerpo”, “quietud perfecta de la mente”, “capacidad intrínseca de la mente para estar concentrada”, aunque literalmente significa “unión”, en el sentido más amplio de la palabra.

El Yoga es tan antiguo como el mundo, es una práctica a la que las culturas de todos los tiempos han recurrido. Erróneamente interpretado como una técnica individualista, enseña en realidad que la fuerza adquirida por el individuo se propaga naturalmente hacía todo lo que le rodea.

El Yoga es una herramienta para cultivar el bienestar físico, mental, intelectual y espiritual: afecta al ser humano en todo su ser y ayuda a llevar la consciencia desde la superficie de la piel hasta el fondo del alma, siendo nuestro propio cuerpo el único instrumento realmente necesario para acceder a este increíble recurso.

– Algunos efectos comunes del YOGA@WORK –

DESPERTAR

Por la mañana, sacudir las telarañas de la noche para empezar el día laboral con energía;

Al final del día, compensar los efectos, por ejemplo, de muchas horas delante del ordenador aligerando el pecho, estirando la columna, aumentando la vitalidad y soltando las tensiones musculares generadas por el estrés y la mala postura.

CENTRARSE

Por la mañana, tomarse un momento para entrar en un estado de consciencia más elevado antes de emprender cualquier acción o de tomar cualquier decisión;

Por la tarde, despejar la mente de eventuales pensamientos o preocupaciones residuas, antes de transitar de nuevo a la esfera privada;

A todas horas, cambiar de perspectiva, desbloquear las ideas estancadas, abrirse a la inspiración desde la calma.

CONFIAR

Algo sencillo como ir a una clase de yoga entre semanas constituye un pequeño reto cumplido que nos da un chute de autoestima, junto con la práctica de posturas específicas que favorezcan una activación de los centros relacionados con el poder personal, la firme determinación, el auto-control, la confianza y la acción.

SOLTAR

Trabajar la consciencia corporal ayuda también a notar las tensiones innecesarias en el cuerpo y a aprender a soltarlas. Hay músculos que se contraen automáticamente por el miedo o por la ansiedad. Dichas contracciones pueden quedar como patrones físicos dañinos para los órganos y el sistema nervioso, a su vez enviando mensajes de “alerta” al cerebro, que responde generando aún más tensión a través de la producción de hormonas y toxinas. Al trabajar la actitud mental de soltar, empezamos por lo burdo (el cuerpo) y nos movemos hacía lo sutil, sacudiendo también nuestros bloqueos emocionales y los antiguos esquemas mentales, y así llevamos el cuerpo-mente a un estado de equilibrio beneficioso a todos los niveles.

GOZAR

Aprovechar la sensación de bienestar físico y emocional que provee cualquier práctica física dándonos el tiempo de integrar y asimilar los efectos en las posturas restaurativas durante y al final de la sesión. Todas las posturas que estiran la columna y abren el pecho favorecen de rebote una actitud mental de abertura y optimismo, y en la práctica a cada esfuerzo se sucede un momento de reconocimiento, reconciliación y disfrute, lo que estimula la confianza.

En las posturas de relajación, guiamos la mente a un estado de calma y de atención plena, que resulta aún más beneficioso y regenerador que una “siesta”.

CUIDARSE

Acelerar el latido, mover el esqueleto, flexibilizar el cuerpo, fortalecer los músculos. Los beneficios físicos de la práctica de Asana son innumerables y mejoran el estado general del organismo a corto y a largo plazo. Sentirnos a gusto en el cuerpo que encarnamos cuidando de él, ayuda a que podamos sacar al máximo nuestro potencial y ofrecer al mundo la mejor versión de nosotros mismos.

EMPATIZAR

En la esterilla nos despojamos temporalmente de nuestra imagen pública, una de las capas superficiales de nuestra identidad, para asomarnos más a lo que llamamos nuestro centro más genuino, nuestra verdadera esencia. Desde este lugar de entendimiento profundo y de unión con los otros seres vivos, nos relacionamos naturalmente con nuestr@s compañer@s de una forma más empática y respetuosa, percibiendo al grupo como un organismo en el que cada elemento coopera y recibe apoyo a la vez, a pesar de las circumstancias.

La palabra Namaste, acompañada por el gesto de unir las palmas de las manos frente al pecho y de inclinar la cabeza en reverencia, significa “Te ofrezco mi respeto”, o de forma más articulada, “Mi esencia, mi verdadero Ser honra tu esencia, tu verdadero Ser”. 

ESTRUCTURA DE UNA SESIÓN DE YOGA@WORK

Cada sesión de Yoga@Work dura 60 minutos e incluye:

– Una fase de calentamiento (10 minutos)

– Algunas secuencias de Asana con un enfoque distinto en cada clase (20 minutos)

– Algunas Asana clave para el propósito del día, profundizadas de forma estática y con un ajuste de calidad por parte de la instructora (15 minutos)

– Un ejercicio de Pranayama (5 minutos)

– Una fase de integración en la que se ofrecen algunas herramientas básicas de meditación (10 minutos)

Si bien la práctica del Yoga abarca a todos los aspectos de la vida (incluyendo por ejemplo el higiene y la alimentación, o el comportamiento no violento y la honestidad) en las sesiones de Yoga@Work exploramos principalmente los siguientes aspectos de la práctica: Asana, Pranayama, Dharana y Dhyana.

– CONTENIDOS –  ASANA – posturas 

Las Asana son instrumentos increíbles para observar tanto las potencialidades como los límites del cuerpo. Algunas Asana llevan al cuerpo a adoptar formas inusuales, y así experimentar la diversidad, el opuesto y hasta lo absurdo, y a entrar en analogía con lo que se está representando. Otras invitan a la atención plena en formas muy familiares a las que no solemos prestar atención. Cada postura es una micro-realidad tan completa como la que vivimos cada día, pero en un marco de seguridad mayor al que estamos acostumbrad@s. Esto nos permite cultivar en plena confianza una u otra cualidad, como por ejemplo la aceptación, la autoestima, la observación ecuánime, que después se podrán extrapolar a la vida cotidiana.

Entre los beneficios físicos que aporta la práctica de Asana podemos mencionar el aumento de la flexibilidad y del tono muscular, el fortalecimiento de los huesos, el aumento del espacio articular y del rango de movimiento, las mejoras en los procesos respiratorios, en la circulación y en el trabajo intestinal, el alivio del dolor, la estimulación del sistema inmunólogico, la relajación…

– CONTENIDOS –  PRANAYAMA – control de la respiración

Al prestar atención a nuestra respiración nos damos cuenta de cómo ésta se modifica, lo que nos permite probar a dirigirla y controlarla. La respiración en la práctica del Yoga es decisiva en su potencial transformativo, ya que sin la respiración adecuada, una práctica de Asana no puede aportar plenamente sus beneficios. El control de la respiración nos lleva de forma natural a un mayor control de nuestra mente, a una mayor concentración y lucidez, gracias a los procesos químicos que el simple hecho de estar atentos genera en nuestros cuerpos.

La palabra sánscrita Prana significa “fuerza vital”, y se refiere entre otras cosas al aliento que traemos al cuerpo en forma de energía, en el acto de respirar. Lo que nos habla de la cualidad sagrada de este proceso semi-automático y nos hace pensar en la atención que le solemos dedicar en el día a día.

– CONTENIDOS – DHARANA Y DHIANA– aprender a meditar

Se trabaja un amplio abanico de prácticas finalizadas a aprender poco a poco a enfocar la mente (Dharana) y alcanzar un estado meditativo (Dhyana).

La mente es un contenedor de sensaciones, pensamientos, ideas. Estamos continuamente recogiendo información, almacenándola, modificándola, fabricando nueva información. Nos identificamos tanto con nuestros pensamientos positivos o negativos, que no podemos observarlos a la distancia, y su presencia constante nos genera estrés. Las prácticas meditativas nos entrenan a enfocar la atención por tiempos prolongados y como consecuencia a calmar las fluctuaciones de la mente y a observar el ruido efímero de pensamientos, sentimientos y sensaciones desde un lugar de ecuanimidad, hasta llegar a percibir nuestra verdadera naturaleza en la misma consciencia testigo. Este proceso nos ayuda a abrazar la realidad tal y como es, conscientes de nuestras capacidades, receptivos a los cambios, soltando lo que no necesitamos, aceptando lo que no es posible cambiar, cambiando lo que sí es posible.

La meditación produce cambios neurológicos que reducen la ansiedad, los comportamientos relacionados con el miedo, la ira, la depresión y las asociaciones negativas; Estimula la atención y las asociaciones positivas; Meditar de forma regular produce un mayor flujo de sangre a la corteza pre-frontal, lo que activa las funciones ejecutivas y la actitud resolutiva; También sube el nivel de algunos neurotransmisores y hormonas con el resultado de estabilizar la mente; Desencadena el crecimiento de nuevas neuronas y genera nuevas conexiones entre neuronas existentes, lo que supone una abertura a la creatividad.

La meditación representa un verdadero bálsamo para el sistema nervioso y un tónico para la mente, a parte de llevarnos a ser mejores personas.

TEMAS PRÁCTICOS

FORMATO CURSO

Se trata de un curso completo de iniciación al Yoga, que permite abarcar los aspectos teóricos como prácticos, seguir al grupo en su evolución y ofrecer atención personalizada a cada participante. Este formato permite resolver las dudas que vayan surgiendo y apreciar los beneficios de la práctica a corto y a largo plazo en el individuo y en el grupo.

– Duración de la sesión: 60 minutos.

  Frecuencia: 1 – 2 o 3 sesiones por semana.

  Duración del curso: 12 sesiones.

– Se trabaja con un máximo de 10 practicantes por sesión.

  Se necesita una sala despejada durante la duración de la sesión, 2 m² por persona aproximadamente.

– El material para 10 practicantes (esterillas, bloques, correas, mantas) será proporcionado por la instructora.

FORMATO TALLER

Se ofrece una panorámica general de lo que es el Yoga y se introducen algunas herramientas sencillas para sacar provecho a los momentos de descanso en el día a día, incluso desde la propia silla de trabajo. Este formato permite apreciar algunos efectos a corto plazo y así motivar a l@s participantes a profundizar más o simplemente a adoptar determinados hábitos que pueden mejorar la calidad de vida en el ámbito laboral.

– Duración del taller: 120 minutos.

– Frecuencia: evento puntual

– Se trabaja con un máximo de 30 practicantes por taller.

  Se necesita una sala despejada durante la duración de la sesión, detalles a concretar.

– Material a concretar en función del número de participantes y de las caracterísitcas del espacio.

NORMAS GENERALES

– L@s practicantes deben acudir al espacio de Yoga@Work sin zapatos y con ropa cómoda.

– Los teléfonos celulares deben estar silenciados o preferiblemente apagados durante la práctica.

– Se aconseja no tomar alimentos durante por lo menos una hora antes de la práctica, y tomar bastante agua una vez terminada la sesión.

PIDE INFORMACIÓN

Sutra 1.3, o como cambiar el mundo

tada darstuh svarupe avasthanam – «entonces el ser se establece en su esencia»

Después de contarnos cuál es el propósito del Yoga (controlar las fluctuaciones de la mente) Patanjali nos cuenta porqué. ¿Porqué intentaría yo no aferrarme a estas nubes cuya ligera voluptuosidad me envuelve y me seduce en cada momento? Sin embargo, cuántas veces estas mismas nubes han podido desestabilizarme al punto de arrastrarme bajo una inesperada tormenta!

Según estos textos, la principal razón de aprender a controlar las fluctuaciones de la mente es que si lo consiguiéramos, entonces el ser se establecería en su esencia, o en su pura consciencia.

 tada. Entonces, en ese momento.

darstuh. El vidente, el ser, la personalidad real, el espíritu, el alma.

svarupe. Su estado, su esencia, su naturaleza.

avasthanam. Se establece, reposa, reside, brilla.

Establecerse en la esencia significaría ver claramente quienes somos, sin identificarnos con nuestra mente. En cambio, nos identificaríamos con todo lo que nos rodea.

“Todos nuestros pensamientos, así como los factores externos, no son nada más que variaciones de nuestra consciencia. Sin consciencia, nada puede existir” (Yoga Sutra of Patanjali, talks by Dr. Jayadeva Yogendra & Smt. Hansaji, The Yoga Institute).

La disciplina del Yoga nos sugiere como generar efectos positivos en nuestro entorno partiendo de nosotros mismos, de nuestro cuerpo, de nuestra respiración, de nuestra mente. La fuerza adquirida por uno se propaga hacia lo demás a través de los campos energéticos de los que estamos hechos. Además, cuanto más cerca estemos de nuestra esencia, más seremos capaces de ofrecer al mundo lo mejor de nosotros, de ser más creativos y de ofrecer contribuciones más cualitativas en cualquier ámbito de acción. En otras palabras, para cambiar el mundo hay que empezar por nosotros mismos y nosotras mismas.

Centrados en nuestra esencia es donde vibramos de la energía más pura. En ese lugar, también estamos plenamente conscientes de nuestros talentos, y eso también ayuda a que generemos algo bueno alrededor nuestro a través de nuestras acciones.

Los múltiples significados de avasthanam (se establece, reposa, reside, brilla) me sugieren la idea de llegar a casa. No caben dudas de que en ese lugar es donde uno se siente más cómodo, más tranquilo, más auténtico, y en las situaciones de bienestar es cuando podemos brillar.

Vale la pena intentar disipar las nubes para disfrutar aunque sea un instante de esta maravilla.

 

 

 

BHADRASANA o BADDHA KONASANA

NOMBRE ORIGINAL

BHADRASANA / BADDHA KONASANA

TRADUCCIÓN

BHADRA: Virtuoso, puro, prudente, excelente, sabio.

BADDHA: Ligado, condicionado; En el Yoga se refiere a una atadura en la postura (en este caso: las manos entrelazadas controlando los pies).

KONA: Triángulo.

NOMBRES OCCIDENTALES COMUNES

Postura del zapatero, postura de la mariposa.

CATEGORÍA

Meditativa, para las articulaciones.

BENEFICIOS

Si practicada correctamente puede, entre otras cosas: flexibilizar los músculos y ligamentos de la región urogenital, ejercitar las articulaciones de las rodillas y de la cadera, aumentar la elasticidad en la zona lumbar y en el suelo pélvico (recomendable para embarazadas), proveer un masaje a los órganos abdominales, disminuir la presión en la columna y ciático, prevenir la formación de hernias en la zona lumbar, combatir el estreñimiento, estimular el sistema reproductor, mejorar la circulación en las piernas, aliviar el cansancio acumulado en los músculos de las piernas.

Invita a ajercitar la actitud mental de disciplina (Dharma Bhava).

Genera una expansión del centro energético localizado en la zona del sacro, Svadhisthana, relacionado con:  las glándulas gónadas, todos los atributos que caracterizan lo subconsciente y el inicio de la energía psíquica, las emociones, la creatividad y la energía sexual, el elemento del agua.

CONTRAINDICADO

Lesiones recientes en las articulaciones de las rodillas o de las caderas.

NIVEL

Base

PASOS

  • Siéntate en el suelo con las piernas extendidas, manteniendo la espalda recta y los hombros alineados con las caderas.
  • Dobla las rodillas, une las plantas de los pies y llévalos tan cerca de la pelvis como sea posible.
  • Asegúrate de que tus isquiones estén en contacto con el suelo.
  • Lleva tu barbilla ligeramente hacía el pecho.
  • Con la exhalación, intenta acercar las rodillas al suelo, sin forzar.
  • Puedes ayudarte apretando ligeramente las piernas con tus codos.
  • Puedes abrir ligeramente tus pies ayudándote con tus manos, como si fueran un libro semi-abierto.
  • Respira largo y profundo, permanece en la postura por el tiempo mínimo de un minuto.

INDICACIONES

  • Adopta una aptitud mental de aceptación, disciplina, fe.
  • Con cada inhalación visualiza la energía que se eleva por el canal principal desde el suelo pélvico hasta la coronilla.
  • Lleva tu atención a la altura del sacro, visualiza la expansión de esta zona, presta atención a las sensaciones físicas y sutiles que vayan apareciendo.
  • Para salir de la postura, estira lentamente las piernas hacía el frente y coloca tus manos en el suelo al lado de las caderas.
  • Descansa las piernas durante unos segundos en esta posición y observa los efectos.

VARIACIONES

Exhala, lleva la barbilla hacía adelante y dobla el torso hacía adelante. Comienza el movimiento desde la base de la columna, para que la espalda permanezca recta, con la intención de llegar a apoyar la frente o la barbilla en el suelo. No fuerces la profundización. Coloca los codos en los muslos o en las pantorrillas y realiza una ligera presión hacía abajo (nunca en las rodillas). Respira manteniendo la postura por lo menos un minuto.

MEDIA POSTURA

Si la postura completa te resulta muy incómoda puedes sentarte encima de un bloque, o alejar los pies de la pelvis.

En la variación con inclinación, si la cabeza no llega al piso, puedes apoyarla sobre una almohada o un bloque.

Sutra 1.2, primero: calma la mente

 

yogas chitta vritti nirodha – «Yoga es el reposo de las fluctuaciones mentales »

El primer texto en definir y enunciar el Yoga como doctrina filosófica tiene más de 2.000 años y se atribuye a un sabio, filósofo, físico i gramático indio llamado Patanjali.

Los Yoga Sutras son 196 aforismos que cuentan más de 20.000 traducciones e interpretaciones dada la increíble riqueza de matices que caracteriza su lengua original, el sánscrito. Sin embargo, una vez escogida una guía válida de interpretación de los Sutras (tengo ahora en mis manos Yoga Sutra of Patanjali, talks by Dr. Jayadeva Yogendra & Smt. Hansaji, The Yoga Institute) éstos son increíblemente bonitos de leer y fáciles de recordar. No es casual su definición como slokas, la raíz sánscrita de la palabra inglesa slogan, un vasto significado en pocas palabras.

El propósito de los Sutras es indicar los pasos para alcanzar el estado final del Yoga, o Samadhi. Las frases que los componen, hechas de pocas palabras, parecen tener vida propia, fuerza y peso. Saben como volver a aparecer en los momentos adecuados una vez se hayan grabado en nuestras memorias, como buenos consejeros en los que podemos contar cada vez que necesitemos claridad.

Con este inestimable tesoro milenario a nuestro alcance merece la pena dedicarle a este texto un poco de atención.

El segundo Sutra de Patanjali es el que abarca todo el significado de la práctica: «Yoga es el reposo de las fluctuaciones mentales» o en sánscrito yogas chitta vritti nirodha.

Según Punditji, mi maestro, Patanjali quería empezar por darnos una clave de cuál sería la meta, antes de guiarnos paso por paso por el largo camino hacía ella (menos mal), y el Yoga es tanto el camino a seguir como la meta final.

¿Porqué calmar las fluctuaciones de la mente sería nuestra meta? ¿Qué significa alcanzar la consciencia plena?

Es probado que las prácticas meditativas producen cambios neuro-biológicos que reducen la ansiedad, los comportamientos relacionados con el miedo, la ira, la depresión y las asociaciones negativas; somos menos infelices. En cambio, estimulan la atención y las asociaciones positivas; somos más felices. Meditar produce un mayor flujo de sangre a la corteza pre-frontal, que activa las funciones ejecutivas, la toma de decisiones, la actitud resolutiva; sabemos lo que queremos. Meditar también sube el nivel de algunos neurotransmisores y hormonas, entre otras la serotonina (control del estado de ánimo), la dopamina (control de la fobia social), la melatonina durante el sueño (sueño profundo), con el resultado de estabilizar la mente; estamos más lúcidos. Otro beneficio probado de la meditación es que desencadena el crecimiento de nuevas neuronas (neurogénesis) y genera nuevas conexiones entre neuronas existentes (sinaptogénesis); sacamos pleno provecho de nuestra inteligencia.

Pero hay mucho más, estos datos solo sirven a confirmar lo que nuestros ancestros, con sus propios cuerpos como único instrumento de investigación, ya tenían muy claro. Algunas claves están en el análisis de las palabras de Patanjali:

Yogas (del Yoga). La palabra es sinónimo de Samadhi: la perfección espiritual y la unión con lo absoluto. También abarca el significado de “dominio del cuerpo”, «quietud perfecta de la mente», «capacidad intrínseca de la mente para estar concentrada». Se trata de estar en nuestro centro, la esencia que todos tenemos y que, en todos, es buena.

Chitta significa “lo que reúne” y alude a nuestra mente pero también al ego, a los sentidos, a las acciones voluntarias, y a los pranas (los 5 tipos de bio-energía). Chitta es como un contenedor de sensaciones, pensamientos, ideas, que son lo que define la mente humana. Sin pensamientos, la mente no existe. Estamos continuamente recogiendo información, almacenándola, modificándola, fabricando nueva información. Chitta es un vasto almacén y está constantemente en acción. Nos identificamos tanto con nuestras sensaciones positivas o negativas, que no podemos observarlas a la distancia, y su presencia constante nos quita la calma, nos genera estrés y ofusca nuestra visión más pura y real, nuestra visión centrada.

Vrittis son las actividades que ocupan nuestra mente y se dividen entre conocimiento cierto, conocimiento equivocado, imaginación, sueño, memoria. Casi siempre estamos ocupados en alguna de estas actividades, y éstas son las que podemos aprender a controlar a través del Yoga. Vrittis se traduce en modificaciones de la mente, pero la palabra también alude a la rotación, lo que sugiere un movimiento. Muy cierto. Las emociones, recuerdos, suposiciones giran y se mueven sin parar dentro de la mente, especialmente cuando intentamos pararlas. Nos pueden apartar de nuestro centro.

Nirodha es la completa ausencia de pensamientos, es decir llevar la mente a no pensar. La palabra también alude a la restricción, al control o al dominio, y a un proceso de autoformación. Es decir, hay un trabajo por hacer para alcanzar este objetivo.

Al practicar el Yoga ofrecemos un momento de descanso a Chitta, calmando los Vrittis y llevando la mente a un estado de reposo, Nirodha. De esta forma estamos creando un espacio para conectar con algo diferente que nuestro pequeño “yo”, la dicha “consciencia plena”. Los maestros yoguis, que aman mucho las metáforas, lo comparan con la capacidad de calmar la superficie de un lago agitado para que podamos ver todo el camino hasta el fondo.  El acto de entrenarnos a observar nuestros pensamientos y detener las fluctuaciones de la mente (o el flujo de la conciencia) nos permite ver que la conciencia misma es nuestra verdadera naturaleza y que el ruido efímero de pensamientos, sentimientos y sensaciones no es real o significativo.

El método indicado por Patanjali, llamado Yoga, “es tanto el medio como la meta” (B.K.S. Iyengar).

Y la buena noticia es que el único instrumento necesario para llegar allí es nuestro propio cuerpo.

Sutra 1.1, el comienzo

parallel feet

atha yoganusasanam – «Ahora comienza la instrucción del yoga»

Hoy, al quitarme zapatos y calcetines y al posicionar mis pies paralelos en la esterilla, planto en la tierra firmemente mi compromiso a trabajar con el corazón, a fluir en la práctica, a seguir investigando, a comunicar sin miedos, a estar presente.